También

Que hacer si ficus deja caer hojas: recomendaciones de expertos


Ficus pertenece a aquellas plantas de interior que no requieren una atención especial. Sin embargo, incluso un representante tan modesto como el ficus de Benjamin puede necesitar ayuda humana con una enfermedad del sistema radicular.

Contenido:

  • Raíz podrida. Descripción de la enfermedad
  • ¿Cuál es el peligro de pudrirse y cómo se produce la infección?
  • Métodos de tratamiento

Raíz podrida. Descripción de la enfermedad

Desafortunadamente, como cualquier otra planta, Benjamin ficus es susceptible a todo tipo de enfermedades e infecciones fúngicas. La pudrición de la raíz se considera la más común. La pudrición de la raíz ocurre debido a un riego inadecuado y un suministro insuficiente de oxígeno al suelo. Se trata de una enfermedad bacteriana que puede arruinar la planta si no se toman medidas urgentes y el ficus no se deshace de las raíces podridas y del suelo en el que se encontraba.

¿Cómo prevenir la pudrición del sistema radicular y de todas las enfermedades en general? ¿Qué hacer si el ficus se va, se va? Puede haber varias razones para esto:

  • envejecimiento de la morera
  • influencia negativa de las plagas
  • otros factores que provocaron el marchitamiento de la planta

Pero si la flor es joven y no se encontraron plagas tras una inspección minuciosa, debe encender la tierra en la maceta para verificar si huele a podredumbre del suelo. Los factores que influyen en los cambios nocivos para la salud en el estado de los ficus interiores son la humedad excesiva y los problemas de iluminación.

Iluminación inadecuada. La presencia de hojas completamente marrones o manchas marrones indica que la luz solar directa ha quemado las hojas. Para evitar más quemaduras en las hojas, es necesario sombrear la ventana o quitar la flor de la luz solar directa. Las hojas también pueden caer en condiciones de poca luz. Y la flor en sí se verá letárgica.

Una pequeña remodelación ayudará a corregir la situación: debe pensar dónde la flor recibirá la luz solar en su totalidad, pero para no quemar las hojas. Humedad. Se pueden observar hojas caídas con riego insuficiente. Pero el riego excesivo promete la pudrición del sistema radicular y un olor a podrido que emana del suelo, así como la aparición de manchas casi negras de marrón a marrón oscuro.

Para regular la humedad, puede usar una bandeja de flores regular y arcilla expandida humedecida.

Incluso si, en general, el ficus parece bastante saludable, es necesario inspeccionar los nuevos brotes. Si son delgados y lentos, no ricos en follaje, entonces el ficus carece de nutrientes. Esto también se puede observar en condiciones de poca luz. Un aumento en la dosis de fertilizantes ayudará a asegurar la vida de la planta y le dará un aspecto saludable y floreciente. Y en los días cálidos, puedes sacarlo al balcón para que la planta respire aire fresco y gane fuerza.

¿Cuál es el peligro de pudrirse y cómo se produce la infección?

Si el ficus no se previene a tiempo de la pudrición de la raíz, se pueden observar los siguientes cambios:

  1. El suelo de la maceta está cubierto con una costra, lo que significa que, además de un riego inadecuado, hay un suministro insuficiente de oxígeno al sistema radicular. En consecuencia, se selecciona el suelo incorrecto o la mezcla de suelo no se ha reemplazado durante mucho tiempo.
  2. Un signo claro de un problema progresivo de raíces podridas es el oscurecimiento rápido y la caída de las hojas.

Si los problemas no se notan a tiempo, la planta puede morir. En la primera etapa de la pudrición, puede aparecer un olor a podrido del suelo alrededor del tallo. La pudrición ocurre en las áreas afectadas por el hongo y se disemina a lo largo del sistema de raíces a través del tallo hasta las hojas. La primera reacción es la caída de hojas. Ésta es una señal clave de que algo anda mal en la planta. Además, puede notar la aparición de una costra alrededor del tallo. El tallo de ficus eventualmente se cubrirá con manchas oscuras, se marchitará hasta que se seque por completo.

Métodos de tratamiento

Video sobre cómo lidiar con enfermedades en ficus:

Eliminando raíces podridas

Si se detecta podredumbre en el sistema raíz, se deben realizar varias acciones:

  1. Retire la planta de la maceta.
  2. A continuación, se recortan las raíces podridas.
  3. Se aplica carbón en polvo a las secciones.
  4. Transplante el ficus en una maceta nueva, de menor tamaño que la anterior.

Para el tratamiento del sistema radicular, se requerirán preparaciones de Epin y Zircon. La solución preparada de acuerdo con las instrucciones se aplica desde el tallo hasta el suelo y las hojas del ficus.

Trasplante de plantas

En casos raros, cuando solo haya percibido un olor a podrido del suelo del sistema radicular, puede intentar:

  • trasplante el ficus a una nueva maceta y reemplace la tierra
  • cambiar la dieta de nutrientes y la frecuencia de riego
  • ¿Cómo se puede prevenir la infección? Métodos de prevención

Para evitar la pudrición del sistema de raíces de ficus, es suficiente seguir las siguientes reglas simples:

  1. Cambiar sistemáticamente la capa superior del suelo es suficiente 1-2 veces al año. Aproximadamente 2-4 cm de suelo viejo se reemplazan con nuevo, infundido con micronutrientes.
  2. Alimente sistemáticamente con pesticidas. Sin embargo, se debe respetar la dosis indicada en las instrucciones. Una mayor dosis de remedios químicos puede matar no solo a las plagas, sino también al ficus mismo.

Ante cualquier estrés - falta de nutrientes o su exceso, falta de agua, humedad o luz - el ficus reacciona de forma inequívoca. Es decir, deja caer las hojas. Basta con controlar el estado de la planta, le dirá cuándo se necesita un cuidado adicional. Trate sus plantas de interior con cariño, y le deleitarán con la floración durante más de un año.


Ver el vídeo: Ficus Benjamina Natasja. Cuidados y Consejos. (Diciembre 2021).